Category: Reflexiones


– La Magia –

“Una carta revoloteando en la punta de los dedos con la misma fragilidad de una mariposa.

El sonido de un motor, burbujeando, que se cuela a través de la ventana.

Una tapete oscuro, pisado por los naipes con la delicadeza de una bailarina rusa.

La luz, de soslayo, que se desliza en la habitación y la sumerge en una penumbra inquietante.

Un as, dos ases, tres ases, cuatro ases… Belleza y equilibrio.

El libro, de tapa de dura, de un maestro, que recuerda el camino a seguir.

Un rey de tréboles, un cuatro de picas, una dama de corazones y un diez de tréboles otra vez… ¡Cruel destino!la foto

El silencio que se hace y que parece escuchar, esperar al mago, que respeta el momento sagrado.

Un chasquido seco que reverbera en los tímpanos de la noche.

Entonces sí. Un as, dos ases, tres ases, cuatro ases… Belleza y equilibrio.

Entonces sí. La Magia.”

 

Pequeña y humilde reflexión en honor y para el recuerdo de los grandes magos españoles que ya se han ido.

mano_bebeHe hablado muchas veces en este blog de la muerte. Un tema en absoluto baladí y no demasiado agradable de tratar. No obstante, parece que en este ánimo de escribir sobre lo desconocido he podido olvidar otro campo, muy cercano y si cabe más esperanzador. A raíz de un acontecimiento feliz y que en los círculos más próximos celebramos con alegría he decidido tratar en La Voz de Raudive una cuestión que invita de manera clara a la reflexión: el nacimiento.

Hace más de una veintena de horas venía al mundo un pequeño ser que me ha permitido recapacitar sobre el nacimiento e irremisiblemente sobre la vida que conlleva. La muerte, ese estado del que sabemos tan poco, quizás este más cerca del nacimiento de lo que nuestras “sólidas” creencias nos han inculcado a lo largo de los milenios. Por eso estas líneas son una humilde oda al inicio de todo, al origen más perfecto del hombre, al nacimiento en toda su extensión.

En mi primer contacto, acudía con el afecto y cariño evidentes pero también con la curiosidad del atento investigador de lo imposible. Y no se confundan, no me refiero a ninguna suerte de morbo, sino a la duda razonable del origen del hombre: ¿de dónde venimos? Precisamente por eso, en mi traslado en coche hasta el hospital, me formulaba a mi mismo las más extrañas y profundas dudas, planteándome sí aquel ser que acababa de ser alumbrado podía, quizás, tener respuesta a tan arquetípicos interrogantes.

Me encontré frente a mi, en cómoda posición fetal, un pequeño niño que descansaba junto a su madre con la tranquilidad natural del recién nacido. Nada más allá de lo corriente, nada más allá de lo que se puede ver en la unidad de maternidad de un hospital cualquiera. Pero me negué a mirar con los ojos del profano y frente a todo delirio, quise ver más allá. Le propuse mentalmente todas mis dudas que, por lógica, no fueron respondidas (tampoco lo esperaba) pero sirvieron para hacerme entender, al menos durante unos minutos, que el misterio de la vida quizás no este detrás de la muerte, sino antes del nacimiento.

Aquel diminuto hombrecillo, indefenso, necesitado de la continua asistencia de sus progenitores,  dormía despreocupado. No obstante, quise apreciar en el azul grisáceo de los ojos del bebe, un brillo fortuito que se escapaba entre las rendijas que formaban los párpados, como si un conocimiento oculto que se olvida con la edad residiera en su interior. No sabemos nada sobre la existencia, acaso meros datos médicos que nos permiten ampliar la esperanza de vida, pero tuve el presentimiento que aquel niño de a penas dos días de vida podía saber más que ninguno de nosotros. ¿Qué hay antes del nacimiento? ¿con que soñamos en la vida prenatal? ¿en que mágico momento se hace la luz? ¿es, acaso, el canal del parto el paso iniciático definitivo hacia el olvido? ¿Qué aprendiste mientras flotabas en el cosmos infinito del vientre materno?  Mi presentimiento se hizo fuerte cuando, en mitad de tan extravagantes pensamientos, una sonrisa se dibujo en el rostro del bebe, como si de alguna manera estuviera corroborando mi teoría.

Con el paso de lo meses ese conocimiento (si es que existe) se iría diluyendo como un azucarillo en el mar hasta que a penas podamos recordar nada en la edad adulta. ¿Cuantos de los que leen esto pueden recordar su nacimiento? Un tope, un mecanismo de cierre para no recordar lo que no debemos.

El nacimiento. No existe momento más importante en la vida de uno. Aquella habitación de hospital y aquel pequeño ser representaban lo auténticamente sagrado, fuera de todo dogma que conozcamos. Reconozco que entre aquellas cuatro paredes se levantaba un auténtico templo al culto de la vida. Puede parecer exagerado pero así lo percibí yo.

A ti, joven hombre, te queda mucho por hacer, tanto que soy incapaz de enumerarlo en estas líneas que se cierran cual diques artificiales. Tienes el marcador a cero, eres una piedra preciosa sin pulir, eres (haciendo metáfora de nuestro arte) una baraja de cartas sin desprecintar, tienes toda la potencia de la que nos dota la naturaleza.

Bienvenido a este mundo de locura, crisis, violencia, desasosiego. Aún tienes la oportunidad de poner un poco de paz en estos momentos de ruina.

Bienvenido amigo, aprovecha tus días y vive como un hombre libre.

Bienvenido, pequeño viajero del espacio.

200px-Muerte-Blanca_6A raíz de un interesante y emotivo artículo publicado ayer mismo en el diario El Confidencial he decido traer a la palestra un tema que no tocaba desde abril del pasado año. Los más veteranos seguidores de La Voz de Raudive sabréis que uno de mis campos favoritos de estudio (junto a la magia y el misterio) es la muerte y todo lo que rodea este concepto.

Como digo, la edición digital de El Confidencial publicó ayer día 12 de enero un artículo bajo el título “No quiero quimioterapia: estaré tocando hasta que me muera”. Sin duda un titular muy impactante que hablaba sobre el desafortunado estado de salud de Wilko Johnson guitarrista del famoso grupo inglés Dr. Feelgood. El artista, según comunicó su manager a los medios, adolecía de un terrible cáncer de páncreas terminal. Sin embargo, y aquí comenzaba el punto de inflexión del artículo, Wilko Johnson se negaba a recibir quimioterapia y a cancelar ninguno de los conciertos que tenía previstos a lo largo del año. “Tocará hasta que el cuerpo aguante”, rezaba el artículo de Miguel Ayuso.

En la segunda parte, el autor entrevista a Patrizia Bressanello, psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer que reflexiona muy coherentemente sobre la muerte. No me puedo resistir a extraer algunos fragmentos de sus palabras para ilustrar las siguientes reflexiones que me gustaría compartir con vosotros.

Dice Bressanello “una cosa que hay que dejar muy clara es que hasta que nos muramos seguimos vivos. Y podemos disfrutar de la vida que nos queda. Los aspectos médicos no se pueden controlar, y hay que asumir que vamos a estar muchos días hospitalizados, pero el resto del tiempo podemos decidir cómo queremos vivir. Es el último capítulo de un libro en blanco, que es nuestra vida, y podemos hacer con él lo que queramos”. Esta reflexión, aunque terrible, puede abrir una puerta en nuestra mente que nos haga pensar sobre ello y aplicarlo a nuestra propia realidad. Sé que no estoy descubriendo nada y no quiero, de ninguna manera, presentarme como ninguna suerte de gurú pero esta interesante meditación no es aplicable únicamente a un enfermo terminal sino que encaja perfectamente en la vida de cualquiera de nosotros que, inmersos en el día a día, desconectamos completamente de la idea más ancestral que nos rodea y que no es otra que igual que hemos nacido, vamos a morir.

Patrizia Bressanello, en interesante conversación con Miguel Ayuso considera (acertadamente en mi opinión) que “la sociedad occidental no sabe cómo enfrentarse a la muerte”  y añade “es un tema que se oculta a los niños y del que nadie habla, pero lo cierto es que todos nos vamos a morir. Creemos que moriremos de viejos, rodeados de nuestras familias, pero puede que eso no ocurra. La única diferencia entre nosotros y alguien que tiene un cáncer terminal es que él sabe que va a morir dentro de poco, pero en realidad no tiene por qué morir antes. Todos tenemos múltiples posibilidades de morirnos cualquier día y en cualquier momento, lo que ocurre es que no nos paramos a pensarlo”.

Brutal, directa y absolutamente real, sin ninguna posibilidad de refutación. He hablado en otras ediciones sobre este tema, y es muy claro, y puede apreciarse en toda conversación, que no gusta hablar sobre la muerte. Igual que en otras culturas hay una aceptación de la misma, integrada perfectamente en las costumbres locales y muy respetada, en nuestro mundo occidental hay un rechazo absoluto, falta escuchar el click producido por el dedo apretando el botón de mute. Y no quiero alardear de pensamiento aperturista, pues yo mismo, de una manera inconsciente evito el tema en ciertos ámbitos. De la misma manera que considero encomiable el trato casi ritualístico que se otorga a la muerte en otras civilizaciones también me parece, en cierta manera, natural el punto de vista con que el que lo abordamos en occidente. Y utilizo el término natural, y no lógico, porque es natural temer a lo desconocido y ello implica temer a la muerte, y es absolutamente ilógico tratar con normalidad un tema que durante siglos a estado vedado, se ha corrido un tupido velo en una sociedad que busca la inmortalidad y rechaza la muerte.

En esta última valoración, Bressanello desplaza el punto de reflexión y lo generaliza. Todos vamos a morir y punto, pero como dice la psicóloga, el problema está que, salvo en momentos muy concretos en los que chocamos de cara con la muerte, no nos detenemos a pensarlo. Así, la psicóloga de la AECC, concluye “todos vamos a morir y no sabemos cuándo así que debemos dar valor a las cosas que para nosotros sean importantes”. Os dejo con este mensaje. No obstante, os pido que cuando lo reláis, os despojéis durante medio segundo de todos los conceptos que cargamos a la espalda para entenderlo no como una frase arquetípica que tantas veces hemos escuchado, sino como una realidad que está ahí y que nada ni nadie puede cambiar.

Un saludo

Link al artículo de Miguel Ayuso en El Confidencial pinchando aquí.

¡Gracias!

El trece de febrero de 2012 escribía El limbo de lo desconocido la primera entrada publicada en este blog. No tenía ni idea a donde iba a conducirnos pero prometo que deposité todo mi entusiasmo, todo mi cariño en él. Ahora, casi nueve meses después escribo la entrada número cincuenta y uno para dar las gracias a todos aquellos, que de una manera u otra, han apoyado este blog.

En un principio La Voz de Raudive fue un blog dedicado casi en exclusiva al misterio, y dentro de esta materia, como homenaje a uno de sus iconos, Konstantin Raudive. En todos estos meses han sido pocas las veces que hemos hablado del investigador letón y esto responde al sentimiento (entiendo, lógico) de no escribir un texto a la altura. No obstante, era muy repetida la pregunta, ¿Quien es Raudive? Konstantin Raudive, como decía Carlos G. Fernández en su libro Voces del Más Allá, “es otro de los iconos más importantes de la divulgación de las voces paranormales en cinta magnética”. De la misma manera que lo hizo Friedich Jürgenson, Konstantin viajó por toda Europa en su afán de buscar una respuesta científica al fenómeno de las psicofonías. En su largo peregrinar no solo obtuvo miles de registros psicofónicos sino que elaboró interesantes teorías, que algún día serán objeto de un artículo en condiciones.

En aquel momento no lo entendí pero con el correr de los meses he comprendido que La Voz de Raudive es algo más (al menos para mi) que un blog de misterio o de ilusionismo, es la voz de la mente inquieta del hombre que no puede evitar interesarse por ciertos temas que, de un modo a veces incomprensible, llaman su atención. He entendido que es la voz que debe divulgar y difundir la magia, ese arte que nos llega hasta las entrañas, que amamos desde lo más profundo de nuestro ser. Es la voz que ha conseguido acercarnos a gente maravillosa con la que nos une una estupenda amistad.

El misterio. El misterio fue el inicio del camino, fue y es un bello punto de luz en la senda. El misterio es nuestro estandarte. Durante estos meses hemos querido tratarlo con respeto, con admiración y con toda la profesionalidad de la que somos capaces. Queremos hablar libremente de lo imposible, reflexionar sobre ello y servir de bisagra para abrir conciencias a otros campos de interés. Amamos el misterio.

Gracias a Clara Tahoces (@claratahoces), a Javier Pérez Campos (@javiperezcampos) y a Carlos Largo (@carloslargom) por vuestra humildad y cercania como profesionales, y por el apoyo prestado a esta bitácora. Nuestro agradecimiento a Sr.Lo Peor (@RealLoPeor) y a Gabri Ródenas (@gabrirodenas), siempre tuvieron una palabra amable para nosotros. Gracias a los hermanos del misterio, Grupo Alpha (@grupoalpha), La Quinta Esfera (@laquintaesfera), Notimisterio (@notimisterio), Manuel Ortega (@lanavecelta), Urko Marquinez (@urkfender), Joan Balbastre (@jonydic), Rosa (@arrosa84), Enigmasclave (@enigmasclave) y Rebeca (@jureca10), sin vuestro apoyo constante esta labor sería imposible. Y muy especialmente a Iker Jiménez (@navedelmisterio), del que indirectamente hemos absorbido y traslado algunos importantes valores, como la pasión profunda por el misterio y la impregnación del alma del investigador o estudioso del fenómeno en cada tema tratado.

La magia. La magia es nuestra pasión más querida. La magia es la ilusión encarnada, es la materialización de lo imposible. No hace falta que lo diga, pero es la niña de nuestros ojos, es nuestra mano derecha, es una parte importante e indispensable de nuestra vida. Hemos pasado de ver magia, a hacer magia y de ahí, a escribir, leer y reflexionar sobre la magia. Nos hemos visto absorbidos en una catástrofe bella y voluntaria, por el ilusionismo. Amamos la magia.

Gracias a Teatro Encantado (@teatroencantado) por abrirnos las puertas a ese espacio de fantasía que es su sala, gracias porque probalemente fuistes la puerta de inicio de esta pasión. Gracias a Pepo Capel (@pepocapel), a Alberto de Figueiredo (@a18erto, a Iván Santacruz (@ivansantamagic) y a Woody Aragón (@woodyaragon) por tendernos la mano desde las alturas y enseñarnos que todo es posible si uno se lo propone. Y muy especialmente, gracias a Ana Tamariz y a la Gran Escuela de Magia Ana Tamariz (@EscuelaAnaT) a la siempre nos sentiremos agradecidos, y nunca cesaremos en dar las gracias por acogernos en su escuela y por contagiarnos de ese amor por la magia que impregna cada pequeña cosa que hacen, gracias de verdad.

Gracias a Francisco Jiménez Novillo (@pakoto01) por apoyarnos constantemente con entusiasmo y con fuerza inagotable, gracias Paco porque eres grande. Gracias a nuestros familiares que nunca han faltado, leyendo nuestras entradas por muy nefastas que fueran estas. Y gracias especialmente a Paloma Canseco (@theberryblues) por ser compañera indispensable en este arduo camino de blogger, cámara en mano, recorriendo lugares inhóspitos, entrevistando, recogiendo datos hasta el agotamiento, conduciendo por carreteras oscuras y desvaneciendo tras el esfuerzo realizado, gracias Paloma porque sin ti esto no funciona.

Con estos nueve meses cumplidos nace lavozderaudive.com nuestro propio dominio con el que parece que nos autodeterminamos como blog. Queriamos celebrarlo con todos vosotros. Gracias a todos, a los nombrados y a los no nombrados, sin vosotros cada línea, cada palabra, cada letra, carecen completamente de sentido. Sin vosotros la Voz de Raudive no existen.

Muchas gracias amigos

Borja Medina

El programa comandado por Iker Jiménez empezó fuerte la madrugada del sábado al domingo. Recuperar el caso de Los Alfaques no es cualquiera cosa pues es, no solo hablar de una de las catástrofes más terribles de nuestra historia, sino también de un caso con un claro contenido paranormal.

Pasadas las tres de la madrugada, las ondas de la Cadena Ser lanzaba a la noche madrileña el testimonio de un miembro del Guardia Civil. El agente había sido testigo, en el frío invierno de 2010, de un encuentro con lo desconocido en la zona que fue escenario del referido incidente de Los Alfaques.

En la atalaya desde la que vigilaban la costa, equipados con una cámara de visión nocturna, el privilegiado testigo y su acompañante observaron la clara silueta de lo que aparecía ser una mujer que caminaba cogida de la mano con un niño de corta edad.

Tuve que pararme a pensar unos segundos cuando escuche al guardia civil explicar que aquella cámara que les acompañaba se basaba en un sistema térmico que detectaba el calor y que por lo tanto, aquel dato introducía la posibilidad de que aquella extraña aparición que surgió en la playa que vigilaban los agentes debía emitir alguna suerte de calor.

Desechada la duda de un testimonio falso creo que, a nivel puramente parapsicológico (materia en la que estoy lejos de ser un experto), es un testimonio muy interesante. Si vamos más allá y eliminamos que aquella aparición no pueda ser explicada por ningún medio natural y que verdaderamente se trata de una cuestión que no puede ser analizada ni medida por la ciencia actual, entonces tenemos un punto sobre el que hacer partir una curiosa reflexión.

No sabemos que fue esa aparición, no sabemos su origen ni sabemos a que responde. Desde el punto de vista de la parapsicología parece localizarse dentro de lo que se conocen como fantasmas es decir una aparición o fenómeno sobrenatural que parece producirse de manera continua, como si mirásemos a través de un pequeño agujero al pasado y nos encontráramos con una película que reproduce lo que allí aconteció años ha. Los fantasmas supuestamente son apariciones encadenados a una época y a un lugar y que, como dicen los expertos, se producen de manera recurrente. Según la doctrina espírita estos fantasmas serían personas fallecidas que retornan al mundo de los vivos, pero eso ya es otro cantar.

Quiero, estimado lector, que reflexione conmigo sobre una cuestión. Esa aparición emitía algún tipo de calor. Esta cuestión que ha podido pasarle desapercibida me parece de una importancia absoluta. No sabemos que es lo que vio el guardia civil, pero eliminando todas las dudas posibles y concluyendo que no se trata de ningún fenómeno natural, sino que por lo tanto se trata de un fenómeno sobrenatural que no es analizable por la ciencia, entonces podemos decir: hay algo que provoca calor en esa aparición, hay una innegable fuente de energía que la mueve o que se activa cuando esta aparición se produce.

Quizás solo sea un mínimo detalle o quizás sea un elemento de estos fenómenos que merece la pena estudiar.

Buenas noches

 

Link a la descarga del programa de Milenio 3

“Imagine usted despertar en mitad de la noche. Su mirada, desorientada, se dirige al despertador que con luces rojas anuncia las tres y cuarto de la madrugada de un día cualquiera. A medida que pasan los segundos su visión se hace más clara y puede observar, con terrible perfección, la presencia de un hombre que le escudriña desde el umbral de la puerta.

Estupefacto e incrédulo ante semejante presencia imposible, frota  los párpados con sus puños y enfoca la mirada hacia la oscura figura. Con altura desproporcionada y ataviado con un clásico sombrero, aquel extraño hombre sin rostro, lo mira inmóvil, mientras usted solo alcanza a temblar con el corazón encogido en el pecho.”

Algo similar a esto, aunque parezca mentira, es lo que han experimentado muchas personas. Desde hace algunas semanas hasta ahora, el programa de Iker Jiménez, Milenio 3 ha ido recopilando diferentes casos de lo que se conoce como The Hatman (El hombre del sombrero) o, como lo definiía Carl Jung, La Sombra. El tema es absolutamente apasionante y nos conduce hasta lo más profundo de nuestro ser, pero en este artículo apuntaremos algunas breves notas que servirán al lector, si lo desea, para ir más allá.

Carlos Largo, reportero de Milenio 3, presentó una estupenda investigación que tenía como protagonista a Jaime, un niño de corta edad que parecía contactar con una presencia que lo atemorizaba. Son muchos los niños que dicen tener un amigo imaginario que juega con ellos, cuestión que los psicólogos consideran algo absolutamente normal, no obstante la figura que se aparecía junto a Jaime parecía ir más allá. Se tumbaba en su cama, junto a él, y según testimonio del pequeño amenazaba con llevarse a su hermano. Semejante escena, propia de un película de terror, tenía protagonista a un hombre alto y con bigote, que se presentaba ataviado con capa y sombrero azabache. Un ser que parecía identificarse con The Hatman.

Los casos seguían (y probablemente siguen) produciéndose, y Milenio 3 por su eco mediatico, tenía la posibilidad (y yo entiendo, la obligación), de investigarlos y sacarlos a la luz pública. En un careo amistoso propio de un procedimiento judicial, Iker Jiménez situó frente a las ondas de la Cadena Ser, los testimonios de tres personas que habían tenido contacto, en el último año, con lo imposible. En San Lorenzo del Escorial (Madrid, muy cerquita de donde este escribe), Torrejón el Rubio  (Cáceres) y las cercanías de la preciosa zona de Doñana, tres personas habían sido observadores de un extraño ser de características muy similares y que podría relacionarse, sino con The Hatman, pero sí al menos con La Sombra. Un par de semanas después, quizás un poco más, uno de los integrantes del grupo Medina Azahara observaba en mitad de la carretera a un ser terriblemente similar al que hacía unos meses los anteriores testigos habían observado.

¿Quienes son esos seres? Unas criaturas de tamaño descomunal, sin rostro, largos ropajes y, en ocasiones con una extensa caballera, que observan a los ocupantes del vehículo que pasa a su lado, y que después ser pierde en la oscuridad. ¿Es producto de la mente del observador? Quizás, los expertos en la mente podrán perfectamente catalogarlo dentro de alguna alteración pero aún así, y a pesar de haber sido observado por varios personas, reviste de una fuerza descomunal.

La pregunta inmediata que me formulo, inevitable bajo mi punto de vista, y estando tan cerca la #ao2012 es ¿tienen alguna vinculación estas sombras o figuras que se presentan con el fenómeno ovni? Las respuestas son variadas, algunos afirmaran con rotundidad , otros negaran y unos cuantos, entre los que me encuentro, opinaran que, como en todo, encontraremos parte de de los casos que sí y parte que quizás responden a otra causa distinta y también inexplicable. Determinar cual es cual no es cuestión baladí.

Mi mente ronda constantemente este tema y a medida que mis pasos me conducen a páginas como The Hatman Project u otras dedicadas al estudio del arquetipo de Carl Jung, la Sombra, un ser inferior que es reflejo de nuestra propia personalidad y que de alguna forma absurda e imposible para el hombre “racional” se materializa frente a nuestros ojos, me hace pensar en distintas teorías.

¿Estamos llamando a esa Sombra? ¿Son los seres de las estrellas que, cuando se les solicita, aparecen entre los terrícolas para decir algo como “estamos aquí”? ¿Son espectros o entidades atrapadas en este mundo o que, simplemente a voluntad, vagan por una esfera que se localiza entre el mundo material y el de los espíritus? ¿O acaso, y como última idea que puede salvar todas las anteriores, la Sombra o The Hatman, responde a una causa que los medios científicos y técnicos actuales son imposibles de medir y por eso, no existe para nosotros?

Demasiadas preguntas que se multiplican según profundizamos y respuestas sin demasiado fundamento o poco claras. No obstante me atrevo a recomendar al lector que valore y reflexione atentamente sobre lo leído y escuche los programas abajo referidos, en nuestra burbuja de normalidad y felicidad muchas veces rehusamos nuevos pensamientos o ideas, y en ocasiones esas ideas son absolutamente reales y corremos el riesgo de que se introduzcan en nuestra burbuja sin estar preparados para asimilarlos.

Buenas noches

Programas de Milenio 3

http://www.ikerjimenez.com/milenio3/milenio3-11×34.html

http://www.ikerjimenez.com/milenio3/milenio3-11×30.html

http://www.ikerjimenez.com/milenio3/milenio3-11×36.html

Me resulta difícil por no decir imposible escribir sin emoción sobre un acontecimiento que llevo mucho tiempo esperando: ALERTA OVNI 2012.

Recuerdo la pregunta que realicé allá por el 2007, en una entrevista de Círculo de Lectores a Iker Jiménez, sobre la posibilidad de una Alerta Ovni. Aún conservo la respuesta, o mejor dicho, la conclusión de su respuesta a mi pregunta: “creo que algo habrá que hacer. Los nuevos retos hay que afrontarlos con toda la ilusión del mundo”.

Han pasado cinco años y por fin, lo que desde este blog hemos querido, humildemente, apodar como La Fiesta del Misterio, tiene fecha en España (y vistas las últimas noticias, en todo el Mundo). La #ao2012 (hashtag de Twitter) será el próximo 9 de Junio. Como viene definiendo Iker Jiménez durante estas semanas en Milenio 3, la reunión de miles de corazones, de miles de mentes, en un único fin: observar el cielo en busca de lo imposible.

Todavía no salgo de mi asombro. Los vínculos que unen a los amantes del misterio son de una fortaleza bestial, extrapolándolo a la sociedad en la que vivimos, podrida y deteriorada en muchos ámbitos, esta experiencia multitudinaria es un mazazo en los dientes, es una auténtica lección de solidaridad y de respeto. Todavía no salgo de mi asombro, como digo, cuando escucho a la infinidad de profesionales, sean o no de otros medios o de otros soportes, sean o no pura competencia, que se unen de manera entusiasta a la #ao2012. Esto es algo que ocurre en muy reducidos círculos, y el Misterio, con mayúscula, es uno de ellos.

Cualquier persona, ensimismada en su propio trabajo, sumergida en la vida cotidiana y que no es capaz de mirar más allá, responde asombrada ante una propuesta de semejante envergadura. Miles de personas en diferentes puntos de España mirando el cielo, ¿para que? Pues mire usted, porque por una vez, durante unas cuantas horas de radio, vamos a reunirnos en torno a un trasmisor, vamos a escuchar todos los amantes del Misterio (sin distinción alguna) el programa de Iker Jiménez y vamos a mirar a las estrellas. Esto puede salirse de lo que muchos denominan como “normal” pero para aquellos que queremos vivir la vida con pasión, que queremos creer en algo más que lo que nuestros ojos ven, para todos nosotros la #ao2012 no es otra cosa que una llamada a la exaltación de la ilusión. El 9 J vamos a mirar todos al cielo al unísono, vamos a dirigir las miradas hacia la gran cortina de luces que cubre nuestras cabezas y por una vez vamos a ver más allá.

Estamos orgullosos (y hablo en nombre de todo el equipo) de que esta iniciativa sea de Milenio 3, programa con el que hemos pasado muchos años de adolescencia, juventud y madurez, una iniciativa de Iker Jiménez, que es un grande de la comunicación y sin el cual la #ao2012 no revestiría un halo tan especial, y estamos orgullosos por supuesto de que tal cantidad de profesionales del Misterio se unan a la alerta, sin importar competencias de ningún tipo.

El 9 J el equipo (o al menos una parte de él) de La Voz de Raudive, estará en el norte de Madrid (falta confirmar lugar) perfectamente pertrechado con telescopio, prismáticos, cámara fotográfica, blog de notas y sobretodo, y por encima, un chorro brutal de ilusión.

¡Id preparando vuestros enseres de cazador de ovnis! El Sábado 9 de Junio todos vamos a mirar el cielo en busca de lo imposible.

Los temas te persiguen. Lo escribí cuando iniciamos este blog y lo vuelvo a repetir porque para mi es una verdad como un templo. Puedes alejarte más o menos, por unas cuestiones o por otras, pero como guiado por la mano del destino al final vuelves a la senda y te detienes inmerso en la misma cuestión. De esta manera no puedes evitar preguntar, ¿por qué escribo sobre esto? Quizás la única respuesta posible es porqué tienes que escribirlo y punto.

Escribir sobre la #muerte es una cuestión que llena, nos hace reflexionar y nos conduce hasta lo más profundo de nuestro ser. Hablar sobre ella es pulsar una extraña tecla que provoca un resorte en nuestro interior. La muerte no deja indiferente a nadie.

El tema volvía a mi cabeza como un bumerán cuando escuchaba el tema de Lana del Rey titulado, al igual que su álbum, “Born to Die”. El estribillo de la canción repite una y otra vez “We were born to die”, “We were born to die”, “We were born to die”. ¿Y es que hay algo más propio o más inherente al ser humano que la muerte? Sobre esta cuestión reflexionaremos después, pero ya adelanté que, desde mi humilde punto de vista, es uno de los pilares fundamentales de nuestra existencia.

Hace unas semanas Milenio 3 (@navedelmisterio) trataba el tema de la inmortalidad. Una cuestión que, como es evidente, y vista mi atención sobre la materia, seguí con sumo interés. La opinión de los oyentes era casi unánime cuando se habla de inmortalidad, la mayoría lo rechaza aludiendo a que la vida no sería lo mismo si pudiésemos vivir eternamente pero es que otros lo rechazaban aún con más vigor, aludiendo a que era un auténtico ataque contra la propia Naturaleza o contra el mismísimo Dios.

La vida, como ocurre con muchísimas cosas, es una tarta. Si comemos tarta todos los días, o voy más allá, si sabemos que esa tarta por mucho que engullamos porción tras porción, va a seguir entera y no va a extinguirse nunca, pierde por lógica todo su sentido y se transforma en una condena más que lo que es por naturaleza y para lo que ha sido fabricada, un placer.

Es propio y lógico preguntarte a que responde todo este absurdo que nos rodea. ¿Hemos sido creados para procrear y fortalecer la especie exclusivamente? Entonces, a que viene dotarnos de un pensamiento, de una personalidad y de una conciencia que nos hace plantearnos que hacemos en este mundo. ¿Somos un extraño error, una criatura que ha evolucionado más allá? Algo así como un autómata, un robot cuya I.A. provoca que se sienta como un ser humano cuando en realidad no lo es.

Las teorías sobre la muerte son tan variadas como los colores. Las hay de todos los tipos, a gusto del consumidor. Estas hipótesis se originan por dos cuestiones o quizás por una sola que se interrelaciona hasta el infinito,  la necesidad del hombre de dotar, como mencionaba en el párrafo anterior, de un sentido a toda esta locura y las señales, o luces rojas (como la película de @rodrigocor7es), que parecen indicarnos que la vida no es un interruptor que se enciende y se apaga a placer, que no es pura forma, o simplemente un esqueleto rodeado de carne con una fecha de caducidad, sino que existe un verdadero trasfondo, una historia detrás del hombre que piensa que no procede de la carne o de la víscera, sino que nace del espíritu.

Estas señales son variadísimas. Hoy mismo leía en @LaVanguardia que dos años antes de producirse la muerte comenzaba a notarse en la persona que perdía esta la memoria de manera acelerada. Manuel Ortega (@Lanavecelta ) apuntaba muy preciso que “En los últimos días de vida, parece como si nuestro cuerpo o alma se fuera preparando para el “viaje” y esto me recordaba inevitablemente a los casos, muy bien relatados por Cuarto Milenio y Milenio 3 en su programa “Los que eligen cuando morir”, en los que la persona que estaba a punto de cruzar ese misterioso umbral recibía la visita de sus seres queridos, que como una comitiva del otro mundo se materializaban de manera brutal para conducirle hasta aquel túnel tan característico y del que tanto hemos oído hablar.

Piensen ustedes, reflexionen y dediquen el tiempo a su propia #muerte. Al contrario de lo que les puedan decir, merece mucho la pena. Hay pocas cosas que tenemos seguras, y que se manifiestan como pilares de nuestra existencia, y es que hemos nacido y que vamos a morir, custiones sobre las que no podemos influir de ninguna forma.

Lo que sí tengo claro es que entre esos dos pilares se localiza un tercero, y es el amor. Estas son los tres puntos sobre los que se sostienen nuestras frágiles vidas. Ya que no podemos controlar los pilares externos, al menos utilicemos el central de la mejor manera que sepamos.

Buenas noches.

¿Qué es la magia?

La RAE dice:

“1. Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales.

“2. La que por medios naturales obra efectos que parecen sobrenaturales.”

Entonces, ¿qué es un mago?

“Dicho de una persona: Versada en la magia o que la practica.”

Alfonso Moliné en “Esto es magia” la define como “un conjunto de disciplinas que se exhiben con el fin de entretener a un público, enfrentándolo con un misterio aparentemente inexplicable por la propia razón”.

Una vez expuesto esto creo que el lector habrá entendido que cuando me refiero a magia, me refiero al arte de la magia. Y es precisamente de esto de lo que voy a hablar en este post.

El que esto escribe es un profano en la materia, si acaso un humilde estudioso amateur que se maravilla con la cartomagia y los juegos de mentalismo. Precisamente por eso escribo, porque actualmente mi visión no esta infectada por un mayor conocimiento y se permite disfrutar “en bruto” y, si acaso, opinar sobre este extraordinario arte.

Ayer, acompañado de @robinandaudrey (cito twitters para quien este interesado en seguir a los mencionados), disfrute del espectáculo “14” de @PepoCapel que se presentó en el @TeatroEncantado un delicioso e intimo rincón de Madrid donde me parece imprescidible acudir. Durante algo más de una hora y media Pepo hizo reir y levantar expresiones de asombro entre los asistentes, que debo apuntar que no eran unos profanos en el arte de la magia, sino todo lo contrario.

La Magia es ilusión en estado puro. Todos tenemos ese espíritu de niño en nuestro interior, el cual lucha cada día contra la lógica que nos impone la sociedad. La Magia nos hace olvidar todo eso, y durante el tiempo que dura el espectáculo nos importa muy poco si el artísta que hay frente a nosotros tiene o no poderes mágicos, lo único que nos alucina es que hace un “pase mágico” y la carta que había sobre la mesa ya no esta.

El Mago es excelencia, es trabajo duro, es conseguir naturalidad en un movimiento que parecería imposible. El mago engaña nuestros sentidos, hace una burla al cerebro, le torea. En cuanto salimos a la calle todo funciona con normalidad, tal y como tiene que funcionar, si tiras algo al suelo cae por el efecto de la gravedad, si pasas la mano sobre un objeto sigue donde se encontraba, la materia se comporta como debe hacerlo, no se vulneran leyes naturales. En cambio, cuando el mago se planta frente a nosotros, nuestro cerebro, acostumbrado a esta “normalidad” es engañado y las leyes naturales se ven vilipendiadas .

El espectador no quiere saber el truco, no quiere que el mago falle, no quiere que exista truco, no quiero quiere que nada salga mal.

La Magia es algo increible. Es un ARTE, es preciosista.

Viva la magia.

Buenas noches.

Me encontraba hace un par de días leyendo las últimas noticias cuando me encuentro con un titular de ABC que reza de la siguiente manera: “Implantar recuerdos falsos en el cerebro es posible”. Comprenderán ustedes que cuando mi mente procesa tal información no puedo evitar dirigir la mirada a la parte superior de la web y confirmar “sí, estoy leyendo un periódico y no una novela de ciencia ficción”.

Lo que en un primer momento iba a ser un simple tweet para informar a los seguidores del Blog de tan extraordinario avance científico ha derivado en este post, al no haber podido evitar investigar un poco en el asunto.

Un grupo de científicos del Scripps Research Institute comandados por Mark Mayford han logrado algo que parecía que, o al menos eso pensaba yo, solo podía verse en la gran pantalla: conseguir que ratas de laboratorio recuerden situaciones que nunca han vivido. Medante la inserción de determinados genes y colocando a los animales en una situación concreta, conseguían que las sensaciones se entremezclaran hasta tal punto que las ratas creían estar viviendo una situación que ya había sucedido, algo así como un deja vu.

¿Qué usos puede tener esta asombrosa revelación? Los científicos dicen que una aplicación puramente terapeútica para personas que sufren esquizofrenia o desorden de estres posttraumático, entre otras. Claro que, y quizás también les ha ocurrido a ustedes, pero mi primer pensamiento no iba enfocado a darle un uso tan positivo.

El falso recuerdo es un concepto que se acuño hace algún tiempo, y que como su propio nombre indica, se trata de un recuerdo que nunca se ha producido o que se ha producido de una manera distinta a como se vivió en realidad. Esta cuestión ha sido muy debatida en el ámbito jurídico al encontrarnos con testigos que habían observado como se cometía un hecho delictivo pero cuya memoria fallaba posteriormente, trasgiversando la realidad y afectando, logicamente, al fallo del tribunal.

Elizabeth Loftus, reputada psicólogica y estudiosa de la memoria humana, afirmaba que determinadas técnicas como la hipnosis, el renacimiento o rebirthing  y otras terapias de recuperación de memoria podían afectar a la misma mediante la fabricación de falsos recuerdos. La Fundación para el Síndrome de Falso Recuerdo, de la que forma parte Loftus, apoya y da continuidad al llamado Síndrome del Falso Recuerdo. Este extraño estado mental provoca en la mente de la persona la sensación de que han ocurrido determinados sucesos cuando en realidad estos nunca se han producido, y encontramos el abuso sexual en la infancia, el abuso satánico ritual o incluso la abducción por extraterrestes entre los casos más frecuentes.

Por lo tanto, esta situación que anteriormente se podía alcanzar de manera artificial mediante técnicas como la hipnosis o de un modo absolutamente natural pero impresivible, ahora parece que se esta empezandoa investigar para conseguir, con tota precisión y facilidad, introducir en la mente de las personas recuerdos de situaciones que nunca han tenido lugar para, en principio, eliminar o sustituir momentos traumáticos.

Pero lo que me pregunto es, y no me parece descabellado, ¿qué otros usos puede recibir esta técnica? A mi se me ocurren unos cuantos y la mayoría, siento decirlo, pero no son demasiado buenos.

¿Imagina usted que la cita con el dentista nunca ocurrió? ¿O que despierta una mañana y la familia que usted recuerda no existe o, peor aún, es totalmente distinta a la que le espera en la mesa para desayunar?

¿Esta usted totalmente seguro que sus recuerdos no son falsos?