Hoy presentamos nueva sección en nuestro blog. Los avances tecnológicos están a la orden del día y continuamente las noticias sobre productos que hasta entonces parecían cosa de la ciencia ficción ocupan los telediarios. El futuro ya esta aquí.

Titulamos este nuevo rinconcito Recuerdos del Futuro como homenaje a uno de los grandes libros de Erich von Däniken, polémico escritor que planteo la interesante teoría de que nuestros antepasados más remotos fueron visitados por extraterrestres.

Este sección servirá para comentar y reflexionar sobre todas cosas que parecían extraños y modernos gadgets del futuro en películas y libros pero que ahora están o van a estar, en un futuro muy cercano, en nuestros hogares.

Iniciamos la sección con un artículo de opinión de nuestro colaborador Francisco Jiménez Novillo que reflexiona sobre el libro “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. Advertimos a nuestros lectores que el artículo presenta spoilers varios, tanto del libro como de la película “Blade Runner”.

 

¿Realidad o Ficción?

Comenzamos la andadura de esta sección, y todo a raíz de algo que el otro día escuche en las noticias: los avances que están siendo producidos en la Robótica.

Es digno destacar los avances en esta materia, ya que se están creando cada vez más robots con apariencia humana, rasgos humanos e incluso gestos que corresponden únicamente a los humanos. Siendo estos nuevos robots capaces de imitar el 90 % de los movimientos gestuales que realizamos los humanos, avances que hace unos pocos años eran impensables.

Todo esto me llevo a recordar una novela que lei en varias ocasiones, y sobre todo que vi, hace mucho tiempo, y que no es otra que “¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELECTRICAS?” llevada al cine con el titulo de BLADE RUNNER.

Se trata de una novela escrita en el año 1968, por Philip K. Dick (Philip Kendred Dick, nacido el 16 de diciembre de 1928 y fallecido el día 2 de marzo de 1982) y estrenada con el nombre cinematográfico de Blade Runner en el año 1982.

La novela se desarrolla en el año 1992, en un mundo apocalíptico causado por una “Guerra Mundial Terminal” a partir de la cual se había ocasionado una lluvia radioactiva que provocaba un polvo, también radioactivo, que contaminaba gran parte de la Tierra.

Esto conlleva que una gran mayoría de los ciudadanos que viven en la Tierra tengan que emigrar a Marte y a diversas colonias terricolas, a las que únicamente pueden acceder los terrestres que gozan de un cierto poder económico, quedando en la Tierra los ciudadanos denominados “especiales” (que gozan de poca capacidad cognitiva), o los que disponen de menores recursos económicos.

Los pocos supervivientes que se quedan en la Tierra, se mueven dentro de una sociedad en la que los estados anímicos son controlados mediante un “órgano de ánimos” (denominado en la novela Penfield) y en la que para no ser considerado un ser inmoral cada persona debe demostrar su humanidad mediante la empatía con los animales, siendo determinante que estos animales sean organismos vivos.

Todo esto determina el grado de humanidad de las personas dentro de una sociedad estructurada en niveles siendo cada individuo mas importante en tanto en cuanto es mayor es el animal que uno posea, teniendo además en cuenta que dada la escasez de animales vivos, cuanto mayor y mas rara es la especie más caro es el animal. Estos animales son comprados a través de un catalogo denominado “Sidney”, del que cada humano dispone de una copia. En sentido inverso, los humanos que no disponen de un animal vivo sino de un animal androide, se encuentran en un escalafón menor.

Aquí es donde se sitúa el personaje principal de la novela, Rick Deckard, de profesión “cazador de recompensas”, que utiliza su trabajo como un medio para conseguir un fin, poder comprarse una animal vivo y así aumentar su nivel social, pues en la actualidad es propietario de una oveja androide.

El objeto de su trabajo es “retirar” androides, o tal como se denomina en la novela “Andrillos”, personajes que tienen aspecto humano, pero con una duración determinada de cuatro años, y que conforme van evolucionando van siendo cada vez mas humanos, e incluso mas inteligentes que estos, y que fueron creados en su momento para hacer compañía a los humanos.

Estos androides, en concreto una especie de los mismos, los denominados Nexus 6, son los que Deckard se encarga perseguir y retirar, acusados de haber asesinado humanos en su intento de escapar de Marte y liberarse de la esclavitud a la que eran sometidos.

Esto supone, a pesar de haber sido escrita la novela en 1968, muchas situaciones que sorprendentemente, son o pueden, ser totalmente actuales, cuestiones morales y filosóficas que hacen pensar y podrían ser aplicadas a la sociedad en la que vivimos.

En primer lugar se plantea en la novela el tema religioso a través del llamado “Mercerismo”, movimiento religioso en el que destaca la figura de Mercer, personaje simbólico que asciende  a través de una enorme cuesta, siendo apedreado en el camino que lleva a la cima. Los humanos utilizan la “caja de empatía” para llegar a unirse y fundirse con otros ciudadanos conjuntando sus estados de animo, llegando así aumentar los sentimientos favorables. Esta religión se puede resumir en un triple sentido de vida-muerte-renacimiento, y se puede comparar a la religión mayoritaria que todos conocemos.

La novela, a mi entender, plantea dos temas filosóficos principales que son, la relación entre los androides y los humanos, y la relación entre los humanos y los animales.

La primera cuestión, se determina con distintas situaciones, que hacen plantear dudas en cuanto a la posición que ocupa o que podría ocupar cada uno de los implicados, hay veces que la novela hace mas humanos a los androides y mas androides a los humanos. Es determinante el papel que ocupa el personaje principal, Rick Deckard, y las dudas que se le van generando conforme “retira” andrillos, o los planteamientos morales que surgen a fuerza de vivir de estos, pues parece que los androides tienen sentimientos humanos

El segundo problema filosófico que plantea la novela es la relación de los humanos con los animales, siendo ésta básica para establecer la situación dentro de la escala social. Este es un tema que esta de total actualidad, no hay nada mas que ver las noticias relativas a maltratos animales para observar el nivel de “deshumanidad” que tenemos los humanos.

Estos asuntos filosóficos, así como otros, son planteados en una novela que perfectamente podría haberse escrito en la época actual, por ello recomiendo encarecidamente la lectura de la misma, incluso a pesar de haber visto la película, pues el libro plantea pensamientos e ideas que la película no desarrolla.

Por todo solo me queda pensar, después de haber leído la novela ¿somos humanos o andrillos?.

 

Autoria: Francisco Jiménez Novillo

Anuncios