Cartel Belladonna Jeff SoloCatorce de diciembre de 2012. Nos reunimos con el hipnotizador francés Jeff Toussaint a altas horas de la noche, tras su espectáculo en la sala Horus de Leganés. Amablamente nos contesto a las preguntas que le planteamos. Abiertamente y con toda naturalidad, este curioso artística se “desnudo” ante los micrófonos de La Voz de Raudive para que le conozcáis un poquito mejor.

A continuación transcritas las preguntas que le formulamos. No tienen desperdicio. ¡Que lo disfruten!

 

La Voz de Raudive (LVR): ¿Cómo son tus inicios con la hipnosis?

 Jeff Toussaint (JT): La hipnosis empieza cuando tenía yo quince o dieciseis años en Venezuela, en Isla Margarita. Había un señor italiano que tenía una tienda de esoterismo, de brujeria y muchas cosas raras que daban miedo. Fue parapsicólogo en Palermo pero estaba retirado, era mayor y se retiró al Caribe donde abrió su tienda. Él daba clase de esoterismo, parapsicología e hipnosis y ahí entre yo a trabajar. Pasaron dos años y yo le veía hacer muchas cosas raras en la trastienda, entre ellas la hipnosis. Fuí hablar con él y le dije: “esto es mentira”. Y él me dijo: “no, es verdad”. Y yo pensaba, como me dicen muchos ahora, que la hipnosis sólo funcionaba con gente de mente pobre, con tontos. Entonces me enseñó. Nunca me puso bajo hipnosis. Yo siempre estuve como alumno nunca como voluntario.

Un día entre amigos, de noche, lo puse en práctica. Típica reunión, en la montaña, cincuenta personas. Hasta que salió el tema de la hipnosis, uno de ellos me dijo: “hazlo conmigo” y ¡pum! Se fue al suelo. Y me dije, joe, esto funciona, esto es verdad. Luego más adelante hice cursos especializados, terápias… aunque estas últimas ya no las hago, aunque me servían para ayudar a la gente en Venezuela.

Primero aprendí hipnosis y luego aprendí magia, aunque los primeros espectáculos auténticos fueron de magia. Después pasaron dos, tres años, y entonces empecé a hacer espectáculos de hipnosis. Soy primero mago y después hipnotizador. Ahora me dedico a la hipnosis de espectáculo, con la que me va muy bien y a la gente le gusta mucho.

 LVR: ¿Cómo empiezas con la magia?

 JT: Trabajaba como animador en un club en Isla Margarita y todos mis compañeros eran artistas, cantantes, músicos, bailarines… yo sólo dibujaba. Intente cantar y nada, tocar un instrumento y tampoco, más torpe aún, bailar no, soy francés y se me da muy mal (risas). Hasta que un día actuó el Mago Mai, de Maracaibo, un mago muy bueno de Venezuela, y que ahora es un gran amigo mio. Y yo le vi actuar y me dí cuenta que me gustaba la magia y le pedí que me enseñara pero él no quería. Hasta que después de mucho fastidiarlo, durante muchas semanas, meses, me enseñó el conocido back and front. Y yo estaba día y noche con ello y poco a poco fue enseñándome más cosas de magia, pero sobretodo juegos de sobremesa.

Me fui a Caracas, a la tienda un mago español, La Casa Mágica del Famoso Mago Gran Henry, y le compré cositas. Y fui poco a poco aprendiendo más, más y más. Mi bautismo de fuego vino con la compañía de animación con la que yo trabajaba. Me mandaron a trabajar a la República Dominicana y me dieron un préstamo para irme a una tienda profesional de magia en Canadá. La idea era que yo devolviera el préstamo e hiciera un show de magia gratis o a bajo coste. Fui a la tienda de magia en Montreal y allí fui con los dos mil quinientos dólares que tenía, que era mucho dinero en aquella época y dije: “quiero esto, esto, esto y esto”. Y el dueño de la tienda llamó a varios magos de la zona y durante tres, cuatro horas, estuvieron preguntándome para saber si yo sabía de magia de verdad. Y me dijeron lo que podía y lo que no podía comprar.

Tuve que leer muchísimos libros para aprender magia. Lo malo era que los libros estaban en inglés y yo no hablaba inglés. Y tuve primero que aprender inglés para después leer los libros de magia. Ahora gracias a tantos libros domino un poquito de cada rama de la magia aunque me especializo en magia cómica y en grandes ilusiones, aunque todo el mundo  ahora crea que sólo me dedico a la hipnosis.

 LVR: ¿Por cuál de todas tus especialidades te sientes más atraído?

 JT: La magia es mágica. Morrison “El Magnifico” me dijo una vez que cuando la gente habla de algo increíble dicen “esto es mágico”. Pero también es cierto cuando alguien habla de que algo es “lo más” dice que es “hipnótico”. Entonces, creo que ambas artes son maravillosas pero la hipnosis tiene una gran ventaja que cuando lo haces no hay inversión posterior, no hay que comprar más material. La magia es muy costosa, por desgracia, y cuanto más grande más costoso. Lo bueno que tiene la magia, es que cuando tienes tu show montado y lo compruebas, sabes que te va a funcionar. En la hipnosis cada día, cada show es una ruleta rusa. No sabes como va a reaccionar la gente. En la hipnosis, hay ruido, copas, alcohol, es muy conflictivo. No estas seguro nunca de cómo te va a salir.

LVR: ¿Cuáles serían tus influencias?

 JT: A nivel mágico David Copperfield, todos nos hemos visto influenciados por él. También, según uno se va especializando, también recibe influencias de Juan Tamariz, de Dani Daortiz, de Lennart Green., son muchísimos. Pero hay un libro que sí me ha fascinado y que es la esencia de la magia, y no hay mago profesional o amateur que no nombre esos libros. Los ocho volúmenes de Alan Tarbell.

Y con la hipnosis Milton Erickson, el padre de la hipnosis moderna y actualmente Jeffrey Stephens, en América. Y a nivel de espectáculo, el ingles Jonathan Chase. Y cada cual con su estilo, con su enseñanza. Yo creo que todo el mundo coge algo que quiera imitar de los demás, porque se inspira en ellos y al final coges muchas cositas distintas de cada uno y vas construyendo tu personaje. Al final todo lo que te rodea te va enseñando.

LVR: ¿De donde surgen todas las ideas que se materializan en tus espectáculos?

 JT: En un espectáculo de hipnotismo hay que llevar a los voluntarios a situaciones que afecten cada vez más a la imaginación. La gente se desinhibe y hay que llevar a los voluntarios como un guionista. La inspiración viene leyendo chistes, viendo películas cómicas… Yo tengo sesenta o setenta cosas en cada espectáculo que voy probando, y al final se quedan fuera cuarenta de ellas. Voy Cartel HIPNOTISTAaplicándolo según el estado de los voluntarios.

LVR: Una anécdota…

 JT: Jamás había hipnotizado a un cura y mira que he hipnotizado a miembros de la autoridad, políticos, médicos, psiquiatras, gente adversa a la hipnosis… y ha sido un placer porque nunca había hipnotizado a un cura, y tener a un sujeto así, con una mente, una imaginación tan brillante, tan inteligente, como José (amigo presente durante la entrevista a Jeff Toussaint). Y la verdad no es que la Iglesia este  en contra de la hipnosis pero yo habitualmente sorprendo a la gente y esta vez el sorprendido he sido yo, es algo magnifico que me ha pasado, y además me he ganado un buen amigo.

Otra anécdota por ejemplo. En una parte del show digo que tengo la “pistola del sueño” ,  yo pongo la mano como una pistola, disparo y el espectador se duerme. Un día en un espectáculo había un chaval de unos dieciseis años, estaba todo el mundo sentado en sillas, voy disparando, “pum, pum, pum” y se duermen. Disparo al chico pero no me ve bien, le vuelvo a disparar, agacha la cabeza y se despierta y me dice “ah, ¿qué era conmigo?” y vuelve a caer dormido. Eso demuestra el estado sugestivo de la persona.

LVR: Si tuvieras que llevarte un libro a una isla desierta ¿cuál sería?

JT: Ya me que me vas a decir que no se puede pero yo soy mago e hipnotizador. Me llevaria una tablet android con bastantes gigabites y que tuviera cobertura 3g y me llegará la señal.

LVR: Un lugar donde todavía no hayas actuado pero te gustaría actuar.

JT: Yo creo que como todo el mundo en el Madison Square Garden. Un lugar emblemático. Pero me conformo con el Bellagio de Las Vegas (risas).

LVR: Un espectáculo ajeno que siempre recordarás.

JT: Fuerzas extrañas” de David Copperfield, donde hizo la cabina espiritista. De todo lo que he visto de magia es el número que más me ha impresionado.

LVR: En una palabra, ¿qué es para ti la magia?

JT: Mágico.

LVR: ¿Y la hipnosis?

JT: Tendría dos y una es grosera. Hipnótico. Y la otra… acojonante (risas).

LVR: Un consejo para los magos que están empezando.

JT: Yo el consejo que le daría es “sé tu mismo”. Nunca te creas que eres Copperfield como hacen muchísimos magos amateurs que realmente se les sube el ego. Sé humano antes de ser artista y obra bien, con sentido comun. Y actua con la mente y con el corazón según la situación pero sobre todo “sé humano”. Por que muchos, magos, hipnotizadores, olvidan su lado humano y caen en la avaricia. Si yo alguna vez llego a ser famoso nunca dejará de sentarme contigo, con Jóse, con barrendero o con un mendigo porque me crea superior y eso es algo que mucha gente olvida. Ser humano antes que ser artista.

– – – – IMG_1584

Una estupenda entrevista que disfrutamos y con la que aprendimos. Esperamos que vosotros también lo hayáis pasado bien y extrayendo vuestra particular interpretación de las palabras de Jeff Toussaint.

Agradecimiento a:

– Horus y su capitán Teo Garcinuño que como siempre nos trata de maravilla, nos ayuda, fomenta la magia, ama la magia y contribuye de manera intensa a su divulgación.

– a Jeff Toussaint por recibirnos de manera humilde desde el principio, como bien dice él, “siendo humano”. Gracias Jeff ha sido todo un placer.

Fotografías facilitadas por Jeff Toussaint (haz click aquí para acceder a su web)

Anuncios