Archive for abril, 2013


Cartel Belladonna Jeff SoloCatorce de diciembre de 2012. Nos reunimos con el hipnotizador francés Jeff Toussaint a altas horas de la noche, tras su espectáculo en la sala Horus de Leganés. Amablamente nos contesto a las preguntas que le planteamos. Abiertamente y con toda naturalidad, este curioso artística se “desnudo” ante los micrófonos de La Voz de Raudive para que le conozcáis un poquito mejor.

A continuación transcritas las preguntas que le formulamos. No tienen desperdicio. ¡Que lo disfruten!

 

La Voz de Raudive (LVR): ¿Cómo son tus inicios con la hipnosis?

 Jeff Toussaint (JT): La hipnosis empieza cuando tenía yo quince o dieciseis años en Venezuela, en Isla Margarita. Había un señor italiano que tenía una tienda de esoterismo, de brujeria y muchas cosas raras que daban miedo. Fue parapsicólogo en Palermo pero estaba retirado, era mayor y se retiró al Caribe donde abrió su tienda. Él daba clase de esoterismo, parapsicología e hipnosis y ahí entre yo a trabajar. Pasaron dos años y yo le veía hacer muchas cosas raras en la trastienda, entre ellas la hipnosis. Fuí hablar con él y le dije: “esto es mentira”. Y él me dijo: “no, es verdad”. Y yo pensaba, como me dicen muchos ahora, que la hipnosis sólo funcionaba con gente de mente pobre, con tontos. Entonces me enseñó. Nunca me puso bajo hipnosis. Yo siempre estuve como alumno nunca como voluntario.

Un día entre amigos, de noche, lo puse en práctica. Típica reunión, en la montaña, cincuenta personas. Hasta que salió el tema de la hipnosis, uno de ellos me dijo: “hazlo conmigo” y ¡pum! Se fue al suelo. Y me dije, joe, esto funciona, esto es verdad. Luego más adelante hice cursos especializados, terápias… aunque estas últimas ya no las hago, aunque me servían para ayudar a la gente en Venezuela.

Primero aprendí hipnosis y luego aprendí magia, aunque los primeros espectáculos auténticos fueron de magia. Después pasaron dos, tres años, y entonces empecé a hacer espectáculos de hipnosis. Soy primero mago y después hipnotizador. Ahora me dedico a la hipnosis de espectáculo, con la que me va muy bien y a la gente le gusta mucho.

 LVR: ¿Cómo empiezas con la magia?

 JT: Trabajaba como animador en un club en Isla Margarita y todos mis compañeros eran artistas, cantantes, músicos, bailarines… yo sólo dibujaba. Intente cantar y nada, tocar un instrumento y tampoco, más torpe aún, bailar no, soy francés y se me da muy mal (risas). Hasta que un día actuó el Mago Mai, de Maracaibo, un mago muy bueno de Venezuela, y que ahora es un gran amigo mio. Y yo le vi actuar y me dí cuenta que me gustaba la magia y le pedí que me enseñara pero él no quería. Hasta que después de mucho fastidiarlo, durante muchas semanas, meses, me enseñó el conocido back and front. Y yo estaba día y noche con ello y poco a poco fue enseñándome más cosas de magia, pero sobretodo juegos de sobremesa.

Me fui a Caracas, a la tienda un mago español, La Casa Mágica del Famoso Mago Gran Henry, y le compré cositas. Y fui poco a poco aprendiendo más, más y más. Mi bautismo de fuego vino con la compañía de animación con la que yo trabajaba. Me mandaron a trabajar a la República Dominicana y me dieron un préstamo para irme a una tienda profesional de magia en Canadá. La idea era que yo devolviera el préstamo e hiciera un show de magia gratis o a bajo coste. Fui a la tienda de magia en Montreal y allí fui con los dos mil quinientos dólares que tenía, que era mucho dinero en aquella época y dije: “quiero esto, esto, esto y esto”. Y el dueño de la tienda llamó a varios magos de la zona y durante tres, cuatro horas, estuvieron preguntándome para saber si yo sabía de magia de verdad. Y me dijeron lo que podía y lo que no podía comprar.

Tuve que leer muchísimos libros para aprender magia. Lo malo era que los libros estaban en inglés y yo no hablaba inglés. Y tuve primero que aprender inglés para después leer los libros de magia. Ahora gracias a tantos libros domino un poquito de cada rama de la magia aunque me especializo en magia cómica y en grandes ilusiones, aunque todo el mundo  ahora crea que sólo me dedico a la hipnosis.

 LVR: ¿Por cuál de todas tus especialidades te sientes más atraído?

 JT: La magia es mágica. Morrison “El Magnifico” me dijo una vez que cuando la gente habla de algo increíble dicen “esto es mágico”. Pero también es cierto cuando alguien habla de que algo es “lo más” dice que es “hipnótico”. Entonces, creo que ambas artes son maravillosas pero la hipnosis tiene una gran ventaja que cuando lo haces no hay inversión posterior, no hay que comprar más material. La magia es muy costosa, por desgracia, y cuanto más grande más costoso. Lo bueno que tiene la magia, es que cuando tienes tu show montado y lo compruebas, sabes que te va a funcionar. En la hipnosis cada día, cada show es una ruleta rusa. No sabes como va a reaccionar la gente. En la hipnosis, hay ruido, copas, alcohol, es muy conflictivo. No estas seguro nunca de cómo te va a salir.

LVR: ¿Cuáles serían tus influencias?

 JT: A nivel mágico David Copperfield, todos nos hemos visto influenciados por él. También, según uno se va especializando, también recibe influencias de Juan Tamariz, de Dani Daortiz, de Lennart Green., son muchísimos. Pero hay un libro que sí me ha fascinado y que es la esencia de la magia, y no hay mago profesional o amateur que no nombre esos libros. Los ocho volúmenes de Alan Tarbell.

Y con la hipnosis Milton Erickson, el padre de la hipnosis moderna y actualmente Jeffrey Stephens, en América. Y a nivel de espectáculo, el ingles Jonathan Chase. Y cada cual con su estilo, con su enseñanza. Yo creo que todo el mundo coge algo que quiera imitar de los demás, porque se inspira en ellos y al final coges muchas cositas distintas de cada uno y vas construyendo tu personaje. Al final todo lo que te rodea te va enseñando.

LVR: ¿De donde surgen todas las ideas que se materializan en tus espectáculos?

 JT: En un espectáculo de hipnotismo hay que llevar a los voluntarios a situaciones que afecten cada vez más a la imaginación. La gente se desinhibe y hay que llevar a los voluntarios como un guionista. La inspiración viene leyendo chistes, viendo películas cómicas… Yo tengo sesenta o setenta cosas en cada espectáculo que voy probando, y al final se quedan fuera cuarenta de ellas. Voy Cartel HIPNOTISTAaplicándolo según el estado de los voluntarios.

LVR: Una anécdota…

 JT: Jamás había hipnotizado a un cura y mira que he hipnotizado a miembros de la autoridad, políticos, médicos, psiquiatras, gente adversa a la hipnosis… y ha sido un placer porque nunca había hipnotizado a un cura, y tener a un sujeto así, con una mente, una imaginación tan brillante, tan inteligente, como José (amigo presente durante la entrevista a Jeff Toussaint). Y la verdad no es que la Iglesia este  en contra de la hipnosis pero yo habitualmente sorprendo a la gente y esta vez el sorprendido he sido yo, es algo magnifico que me ha pasado, y además me he ganado un buen amigo.

Otra anécdota por ejemplo. En una parte del show digo que tengo la “pistola del sueño” ,  yo pongo la mano como una pistola, disparo y el espectador se duerme. Un día en un espectáculo había un chaval de unos dieciseis años, estaba todo el mundo sentado en sillas, voy disparando, “pum, pum, pum” y se duermen. Disparo al chico pero no me ve bien, le vuelvo a disparar, agacha la cabeza y se despierta y me dice “ah, ¿qué era conmigo?” y vuelve a caer dormido. Eso demuestra el estado sugestivo de la persona.

LVR: Si tuvieras que llevarte un libro a una isla desierta ¿cuál sería?

JT: Ya me que me vas a decir que no se puede pero yo soy mago e hipnotizador. Me llevaria una tablet android con bastantes gigabites y que tuviera cobertura 3g y me llegará la señal.

LVR: Un lugar donde todavía no hayas actuado pero te gustaría actuar.

JT: Yo creo que como todo el mundo en el Madison Square Garden. Un lugar emblemático. Pero me conformo con el Bellagio de Las Vegas (risas).

LVR: Un espectáculo ajeno que siempre recordarás.

JT: Fuerzas extrañas” de David Copperfield, donde hizo la cabina espiritista. De todo lo que he visto de magia es el número que más me ha impresionado.

LVR: En una palabra, ¿qué es para ti la magia?

JT: Mágico.

LVR: ¿Y la hipnosis?

JT: Tendría dos y una es grosera. Hipnótico. Y la otra… acojonante (risas).

LVR: Un consejo para los magos que están empezando.

JT: Yo el consejo que le daría es “sé tu mismo”. Nunca te creas que eres Copperfield como hacen muchísimos magos amateurs que realmente se les sube el ego. Sé humano antes de ser artista y obra bien, con sentido comun. Y actua con la mente y con el corazón según la situación pero sobre todo “sé humano”. Por que muchos, magos, hipnotizadores, olvidan su lado humano y caen en la avaricia. Si yo alguna vez llego a ser famoso nunca dejará de sentarme contigo, con Jóse, con barrendero o con un mendigo porque me crea superior y eso es algo que mucha gente olvida. Ser humano antes que ser artista.

– – – – IMG_1584

Una estupenda entrevista que disfrutamos y con la que aprendimos. Esperamos que vosotros también lo hayáis pasado bien y extrayendo vuestra particular interpretación de las palabras de Jeff Toussaint.

Agradecimiento a:

– Horus y su capitán Teo Garcinuño que como siempre nos trata de maravilla, nos ayuda, fomenta la magia, ama la magia y contribuye de manera intensa a su divulgación.

– a Jeff Toussaint por recibirnos de manera humilde desde el principio, como bien dice él, “siendo humano”. Gracias Jeff ha sido todo un placer.

Fotografías facilitadas por Jeff Toussaint (haz click aquí para acceder a su web)

Anuncios

rashomonEn la Voz de Raudive hemos querido abordar, en esta ocasión, una cuestión psicológica, del pensamiento. Como siempre, nos interesamos y buscamos temas que estén relacionado con nuestras motivaciones (la magia y el misterio) y que esperamos que también sean las vuestras.

En esta ocasión vamos a hablar brevemente sobre el denominado Efecto Rashomon. ¿Qué es esto? Es un fenómeno en el que interviene la subjetividad del individuo y a través del cual varias personas interpretan un mismo acontecimiento de manera diferente, a pesar de haber estado ante el mismo suceso y de no estar equivocada ninguna de ellas.

Este idea proviene o fue desarrollada con mayor fuerza y a través de ahí adquirió relevancia, con la película de Akira Kurosawa titulada “Rashomon”. En este film se producía un asesinato y este se iba relatando desde diferentes puntos de vista, a pesar de que todos habían visto lo mismo y ninguno estaba mintiendo, las historias del asesino, de cada uno de los testigos y del propio narrador eran completamente distintas.

¿Qué provoca el efecto Rashomon? Es decir, ¿porque unas personas ven un mismo acontecimiento de una manera y otras personas de otra? Pues aunque resulte arquetípica la respuesta son elementos como la situación emocional en la que nos encontramos, las experiencias pasadas o las expectativas futuras las que marcarán nuestro punto de vista sobre el evento vivido. Quizás estas dos últimas son las más importantes, básicamente la experiencia determinará la visión de un acontecimiento presente.

El historiador y filósofo Thomas Kuhn define en su libro “La estructura de las revoluciones científicas” o al menos relaciona este efecto diciendo “dos grupos cuyos miembros tienen sensaciones sistemáticamente distintas al captar un mismo estímulo, en cierto sentido viven en mundos diferentes”.

Por lo tanto, debemos reflexionar (cada uno en su campo) de que manera puede influirnos o podemos utilizar el efecto Rashomon.

Que cada uno piense si lo que ha visto esta mañana o si la cena que va a tener esta noche con unos amigos, es real. Es decir, si a pesar de vivir la misma cena, la experimentará de una manera completamente distinta que el resto de comensales y, por lo tanto, si a fin de cuentas esta percibiendo una verdadera realidad o una realidad ficticia aderezada por ciertos elementos personales. Un auténtico misterio.

imagesUna breve referencia, como una pequeña nota de página en la hoja de una novela. No quiero destripar los entresijos de una conferencia que dos grandes de la magia, Dani DaOrtiz y Woody Aragón, van a rodar por tierras americanas en breve.

El pasado jueves 4 pude disfrutar de un estupenda conferencia que los mentados ilusionistas impartieron en ese rincón cada vez más especial y representativo de Madrid, Teatro Encantado. Desde las 18.00 hasta las 20.00 escuchamos a Dani y a Woody exponer ante nuestros oídos el proyecto titulado 52 friends que han preparado y que, como digo, van a mover por los Estados Unidos de América.

Primero un bloque en el que Woody nos enseñó un efecto estupendo y muy bien orquestado y luego otro bloque, en este caso bajo la dirección de Dani, en el que nos habló de su última publicación C-10 y que, como es habitual en sus ideas, funcionó a las mil maravillas y consiguió arrancar un ¡Oh! o cara de asombró entre los magos presentes.

Después el tercer (y a mi parecer más interesante, sin restar nada a los otros dos) bloque de la sesión. En un mano a mano, y haciendo honor al subtítulo de la conferencia, Dani y Woody hablaron del estilo. Ellos, como magos profesionales con muchas tablas a sus espaldas y una estupenda carrera que avala su trabajo, expusieron su experiencia (desde la humildad que les caracteriza), y como en un maravilloso mercadillo (sepan perdonar el símil) ofrecieron su experiencia para quien quiera tomarla y forjar una personalidad propia en la magia con ella.

Bien es cierto, y así lo expusieron ambos magos, que es corriente encontrar en la magia (no entre las cabezas de cartel que están claramente diferenciadas) una gran cantidad de magos que actúanimages33 de manera parecida, realizar juegos parecidos y que, como extraños clones, parecen provenir todos de un mismo molde. Este es un error que todos cometemos (y como aficionado a este arte, me incluyo) y provoca que, a pesar de poseer todos una personalidad distinta, funcionemos ante los públicos bajo el mismo esquema de funcionamiento, y utilicemos actuación tras actuación, los mismos gags, las mismas expresiones y, a fin de cuentas, el mismo estilo.

Dani terminaba (y permitidme que también lo haga yo), en la recta final de la conferencia, diciendo que lo primero que tiene que tener el mago es una concepción y después. desde esa concepción, ya puede alcanzarse todo el desarrollo de la personalidad del mago. Un estupendo consejo que dejo para que cada cual absorba, haga suyo e interprete.

Mi felicitación, desde este blog, por 52 friends, que a buen seguro triunfara allá donde vaya.

¡Que viva la magia!

421687725_640Magia en 360º. “Más difícil todavía” rezaba el slogan que invitaba al III Festival Plus Ultra Seguros de Magia. El prestigioso y siempre innovador Circo Price, con el patrocinio de Plus Ultra Seguros, y la mente de Jorge Blass dieron fruto a este proyecto, que se ha extendido durante, nada más y nada menos, que cuatro semanas. Teníamos ganas de magia, teníamos ganas (y a decir verdad era un auténtico honor) ver la ciudad copada de carteles que anunciaban a Jorge Blass, a Yunke, a Juan Luis Rubiales, a Kotkin, a Dani Daortiz o a Lennart Green. Y lo era porque, aunque sea un fogonazo en mitad de todo un fulgor de espectáculos, pero ahí reluce nuestro arte.

Gracias a la Gran Escuela de Magia “Ana Tamariz” (que siempre nos cuida de maravilla) y, por supuesto, gracias a la directora, mente creadora, artífice y madre de la Escuela, Ana Tamariz acudimos el día del estreno (8 de marzo de 2013) a tan excepcional evento que se anhelaba con expectación, o al menos así lo percibí.

Al inicio, antes del espectáculo, caminaban entra las mesas más cercanas al escenario magos con altas chisteras y elegantes chaquetas que, como magos de la Escuela, creaban pequeños milagritos frente a los ojos de los espectadores. Magia de cerca en estado puro, de la que tan bien se enseña en la Escuela y que los alumnos de la misma estaban dando buena cuenta.

¡Empieza el show! Se apagan las luces y la música invade del Price mientras los magos comienzan a aparecer en distintos puntos de la sala acompañados de un brevísimo fogonazo de luz que los acompaña. Un inicio muy espectacular que supo atraer rápidamente la atención del público.

El primer mago en ocupar la plataforma circular que a modo de escenario se elevaba en mitad de la sala, fue Yunke. Un efecto muy visual, de impacto y muy rítmico en el que una bella señorita sufría todas las eventualidades habidas y por haber a las que decidía someterle el mago. Continuó Miguel Muñoz, profesor de la Escuela y excelente manipulador. Ofreció una deliciosa rutina de manipulación de bolas en la que, como si de una extraña poesía se tratara, jugaba con el agua que se materializaba entre sus manos.

Después fue el momento para las presentaciones, el artífice y voz cantante del proyecto, hizo su aparición. El mago madrileño y también profesor de la Escuela, Jorge Blass presentó el show, a sus compañeros e hizo un pequeño juego que mezclaba un anillo con desapariciones y apariciones imposibles. Tras Jorge, un mago finlandés muy peculiar, Marko Karvo. Ataviado como los más clásicos ilusionistas de principios de siglo, Karvo presentó una espectacular rutina con palomas (las cuales surgían de lugares a cada cual más raros) y terminó haciendo volar sobre las cabezas de los espectadores hermosísimas aves tropicales.

En la mitad del espectáculo el siempre sorprendente Jaime Figueroa revolucionó el escenario del Price con su papel del Gran Fetuccini, un mago internacional al que todo le sale mal. Con notas de flamenco y la obsesión por realizar en condiciones el juego del huevo y la bolsa, Figueroa presentó estupendos efectos en una clave cómica que en ningún caso reducían la fuerza de los mismos. Jorge Blass volvió con una misteriosa predicción que en forma de pizarra colgaba sobre las cabezas de los espectadores para revelarse de una curiosa manera que parecía del todo imposible.

Tras Blass, de nuevo Yunke, que emulando al gran Harry Houdini se internó en una caja impenetrable de la que surgió victorioso gracias al poder de la ilusión. Los rusos Sos y Victoria se lanzaron, en la recta final del festival, con un número de transformaciones de vestuario a cada cual más imposible e impresionante, mezclado todo ello con pequeñas notas en forma de llamaradas que recorrían las manos de Sos .

Culminó la gala Jorge Blass que con ese toque tan característico que sólo él sabe darle, lleno el cielo de pequeños copos mágicos que caían sobre los espectadores y materializó la magia sobre nuestras cabezas en un espectacular final. Tal y como había empezado los magos fueron apareciendo, saludando e introduciéndose en una extraña caja que los elevó. Un fogonazo y los ilusionistas habían desaparecido frente a nuestros ojos. El público del Circo Price se levantó para aplaudir a la magia.

Una estupenda velada que pudimos disfrutar gracias a la Gran Escuela de Magia “Ana Tamariz”, siempre presente, siempre trabajando, allá donde se levante la nota de la magia.