“Dos de los hombres más fuertes del pueblo sujetaban a peso el cuerpo sin vida del jovén Robert Salem, muerto hace a penas dos días.  En la cacería semanal que se realizaba con motivo de la fiesta de invierno una bala perdida impactó en el pecho de Robert causándole, según indicó el Dr. Pattison, la muerte inmediata.

La madre, las hermanas y otros parientes cercanos observan con total atención el misterioso ritual que, según contaba la tradición, se venía realizando en el pueblo de Crown Raven desde tiempos inmemoriales cuando un joven fallecía en tan desafortunadas circunstancias.

Tras el correspondiente ofrecimiento ritual que incluía vísceras humanas y otros extraños componentes de sospechoso origen, los dos hombres arrojaron al joven Robert Salem al agujero. Un pozo sin fondo, negro como la pez, que se extendía hacia el averno, según decían las viejas del lugar y que se hundía como una puñalada en la Tierra.

La fúnebre comitiva abandonó el enclave sagrado con el sentimiento de quien confía en la Oscura Providencia.

– – –

La madre del muchacho fue despertada a primera hora de una fría mañana de diciembre, apenas tres semanas después. Un agente uniformado preguntaba <¿Es usted la madre de Robert Salem?>. Ella asintió desde la puerta con el rostro congelado. <Su hijo ha sido encontrado vagando desorientado por el pueblo de Ainswoth, a 200 millas de aquí.>

La mujer solo pudo afirmar. Con la sonrisa tensa del perro. Mientras, en su interior, una voz decía <Ya lo sabía>.”

 

¿Quieres colaborar con La Voz de Raudive? Escribe un micro relato a  lavozderaudive@gmail.com y te lo publicaremos. ¡Os esperamos!

Anuncios