El programa comandado por Iker Jiménez empezó fuerte la madrugada del sábado al domingo. Recuperar el caso de Los Alfaques no es cualquiera cosa pues es, no solo hablar de una de las catástrofes más terribles de nuestra historia, sino también de un caso con un claro contenido paranormal.

Pasadas las tres de la madrugada, las ondas de la Cadena Ser lanzaba a la noche madrileña el testimonio de un miembro del Guardia Civil. El agente había sido testigo, en el frío invierno de 2010, de un encuentro con lo desconocido en la zona que fue escenario del referido incidente de Los Alfaques.

En la atalaya desde la que vigilaban la costa, equipados con una cámara de visión nocturna, el privilegiado testigo y su acompañante observaron la clara silueta de lo que aparecía ser una mujer que caminaba cogida de la mano con un niño de corta edad.

Tuve que pararme a pensar unos segundos cuando escuche al guardia civil explicar que aquella cámara que les acompañaba se basaba en un sistema térmico que detectaba el calor y que por lo tanto, aquel dato introducía la posibilidad de que aquella extraña aparición que surgió en la playa que vigilaban los agentes debía emitir alguna suerte de calor.

Desechada la duda de un testimonio falso creo que, a nivel puramente parapsicológico (materia en la que estoy lejos de ser un experto), es un testimonio muy interesante. Si vamos más allá y eliminamos que aquella aparición no pueda ser explicada por ningún medio natural y que verdaderamente se trata de una cuestión que no puede ser analizada ni medida por la ciencia actual, entonces tenemos un punto sobre el que hacer partir una curiosa reflexión.

No sabemos que fue esa aparición, no sabemos su origen ni sabemos a que responde. Desde el punto de vista de la parapsicología parece localizarse dentro de lo que se conocen como fantasmas es decir una aparición o fenómeno sobrenatural que parece producirse de manera continua, como si mirásemos a través de un pequeño agujero al pasado y nos encontráramos con una película que reproduce lo que allí aconteció años ha. Los fantasmas supuestamente son apariciones encadenados a una época y a un lugar y que, como dicen los expertos, se producen de manera recurrente. Según la doctrina espírita estos fantasmas serían personas fallecidas que retornan al mundo de los vivos, pero eso ya es otro cantar.

Quiero, estimado lector, que reflexione conmigo sobre una cuestión. Esa aparición emitía algún tipo de calor. Esta cuestión que ha podido pasarle desapercibida me parece de una importancia absoluta. No sabemos que es lo que vio el guardia civil, pero eliminando todas las dudas posibles y concluyendo que no se trata de ningún fenómeno natural, sino que por lo tanto se trata de un fenómeno sobrenatural que no es analizable por la ciencia, entonces podemos decir: hay algo que provoca calor en esa aparición, hay una innegable fuente de energía que la mueve o que se activa cuando esta aparición se produce.

Quizás solo sea un mínimo detalle o quizás sea un elemento de estos fenómenos que merece la pena estudiar.

Buenas noches

 

Link a la descarga del programa de Milenio 3

Anuncios